No podemos estar en silencio


Al final, no recordaremos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos.”
– Martin Luther King, Jr.

A veces olvido por qué estoy escribiendo. Cuando los días son demasiado cortos y están demasiado llenos de tareas pendientes y muy poco dinero para pagar para que alguien más las haga por mí, puedo olvidar. Cuando recibo un mensaje que me informa que mi insistencia egoísta en la fe en el Evangelio de Cristo fue la causa de la muerte de mi hijo, mientras que otro declara que mis ilusiones y la reescritura de las Escrituras es la razón por la que mi hijo y muchos otros pasarán una eternidad en el infierno, esos son los días en los que quiero reununciar. Fuera de esta “arena” (como dice la Dra. Brene Brown), donde me encuentro, magullada y ensangrentada y preguntándome cómo rayos terminé aquí. 

 

Y luego hay semanas como esta. La semana pasada comenzó con un mensaje de texto de una amiga pediatra en Tennessee que me envió el enlace a un artículo que detallaba un escándalo que estaba ocurriendo en su ciudad natal. Una madre que, después de apoyar a su hija mientras ella y su pareja luchaban por los beneficios para las parejas del mismo sexo, recibió un ultimátum de la gente que más quiere en su iglesia: arrepiéntase de su pecado (aparentemente, sostener la mano de su hija en la corte se ha convertido en un acto impío) o váyase de la iglesia. Estaba conmocionada y horrorizada, y todavía estoy conmocionada y horrorizada, de que una madre esté siendo condenada públicamente por su iglesia por amar a su hija. 

 

No es de extrañarnos que muchos de los padres que he llegado a conocer a través de este viaje no quieren que sus hijos LGBTQ salgan del armario en sus lugares de origen y temen desesperadamente que las familias de la iglesia sepan del apoyo incondicional que brindan a su hijo o hija. Entre muchas otras cosas, podría significar el rechazo de las mismas personas que ayudaron a dar la bienvenida a ese niño o niña al mundo. Saben que sus hijos no serán envueltos por el cuerpo de Cristo, sino que serán descartados rápidamente como “desviados por el enemigo”, sin siquiera tomarse el tiempo para escuchar su historia, o para saber cuán fervientemente continúan buscando Dios. 

 

Con razón me senté en un Starbucks este mes con una amiga que me dijo que, su hija de 18 años después de recientemente confesarle que era gay, le dijo que ya no podía ser cristiana. 

 

Entonces hoy recordé un blog que leí a principios de esta semana que era tan profundamente perturbador que lo desactivé a propósito, sabiendo que no podría funcionar normalmente con mis otros hijos si pensaba en ello mientras los visitaba. Fue publicado en un sitio web evangélico convencional y cuando lo encontré de nuevo hoy y me tomé el tiempo de volver a leerlo, así como muchos de los comentarios de apoyo y afirmación, no pude ignorar la angustia que sentí. 

 

Al leerlo, recordé los programas de radio cristianos que escuchaba en los años 80 y 90 que, sin saberlo en ese momento, me influyeron mucho cuando nuestro propio hijo salió del clóset con nosotros en el 2001. Sus mensajes, mensajes que ahora veo como llenos de odio -propaganda homófoba – subconsciente pero profundamente me afectó al plantar semillas de miedo y prejuicio contra la comunidad gay. Estas semillas echaron raíces y crecieron rápidamente después de descubrir que Ryan era parte de esa comunidad. 

 

Si este blog fuera una excepción o una aberración, no me molestaría tanto. Desafortunadamente, no lo es. 

 

Este blog terriblemente ofensivo ya ha sido refutado de manera articulada e inteligente por otros, y dado que no soy teóloga, filósofa o científica social, no intentaré agregar mis propios argumentos. Sin embargo, lo que quiero hacer es esto: animar a otros a hacer las mismas preguntas que me he estado haciendo todo el día. 

 

Cuando los que nos llamamos cristianos nos paramos en silencio como quien, hablando con la autoridad y el respeto que se le otorga a quien es pastor encargado de enseñar la Palabra de Dios a sus congregaciones, utiliza la palabra escrita para cultivar el disgusto hacia individuos hechos en la imagen de Dios, coincidimos tácitamente con sus conclusiones. Si no nos pronunciamos, en voz alta y repetidamente, para oponernos al uso de tácticas homofóbicas, degradantes y deshumanizantes, tal como lo haríamos con la intolerancia racista y llena de odio, estaremos tolerando en silencio las acciones. 

 

Rob y yo tenemos muchos amigos y familiares queridos que no están de acuerdo con nosotros sobre el matrimonio gay u otros derechos de los gays que consideramos derechos humanos, pero lo hacen con sobriedad, al darse cuenta de que están hablando de un tema que no es solo actual “tema” sino un tema que toca los corazones y las almas de las personas que fueron creadas por Dios y que son profundamente amadas por Él. 

 

No tenemos que usar el lenguaje del odio, el asco y el desprecio, para comunicar nuestras opiniones. Y no nos atrevemos. 

 

Si no nos pronunciamos, las palabras de este pastor pueden llegar a oídos de oyentes vulnerables, in ser questionados y no refutados, haciéndoles pensar que esa es la conclusión de los que siguen a Cristo, y mucho peor, que esta perspectiva torcida representa la opinión de Dios mismo. 

 

No he podido dejar de preguntarme: 

 

¿Cuántos adolescentes, fervientes en su deseo de agradar a Dios, leerán esto y concluirán que es virtualmente imposible agradar a Dios, dado que su orientación no cambiará, por mucho que oren? 

 

¿Cuántos adultos jóvenes, ocultando su verdadera sexualidad a sus familias y comunidades de la iglesia debido al estigma y la condena, leerán esto, permitiendo que estas palabras agreguen otra gruesa capa a la vergüenza y el desprecio ya sofocantes que intentan respirar para poder vivir un día mas? 

 

¿Cuántas personas LGBTQ leerán esto y concluirán que es una prueba sólida más de que las personas que aman a Jesús también son personas que los odian? 

 

¿Cuántos adultos jóvenes leerán esto, sin pensar nunca que algún día podrían ser padres que den a luz a un niño que se dé cuenta de que él o ella tiene, como resultado de algo que no es elección propia, una orientación sexual descrita por este escritor como abominable? 

 

¿Cuántos padres de adolescentes leerán esto, sin darse cuenta de que uno de los adolescentes en su propia casa está luchando por reconciliar su fe con la comprensión de que se sienten atraídos por el mismo sexo? 

 

¿Cuántos padres, abuelos, tías, tíos y hermanos leerán esto y se dejarán influenciar por estas palabras, para que cuando su familiar finalmente reúna el coraje de compartir con ellos el secreto que han estado escondiendo, respondan con el más mínimo “reflejo nauseoso” con el que este pastor nos anima a atender y nutrir? 

 

¿Cuántos niños, cuando se enfrenten al disgusto de las personas cuyo amor más necesitan en todo el mundo, concluirán que el reproche contra el que han estado luchando es válido y legítimo después de todo? ¿Cuántos decidirán que sus familias estarían mejor sin ellos? ¿Cuántos funerales más se realizarán para hijos e hijas LGBTQ que sienten que sus vidas no tienen valor? 

 

¿Cuántos padres más repudiarán a sus propios hijos e hijas, porque les ha dicho una autoridad espiritual que el amor que siente su hijo no es más que un deseo perverso de un acto repugnante? 

 

Estas son solo algunas de las preguntas que me han estado molestando sin descanso durante todo el día de hoy. Y aunque solo pensar en la situación en Tennessee y las palabras del pastor convertido en bloguero han sido suficientes para quitarme el apetito hoy, también sirven como un poderoso recordatorio de por qué Dios ha seguido susurrándonos lo mismo a mi esposo y a mí, una y otra y otra vez, “Cuenta tu historia. Cuenta tu historia. Solo cuenta tu historia”. 

 

Esta semana, durante un largo y hermoso paseo en bicicleta, Rob se volteó hacia mí y me dijo: “Incluso si pierdo a todos y cada uno de mis amigos heterosexuales, no puedo dejar de compartir lo que Dios nos ha mostrado. Hacer eso sería desobediencia”. 

 

Hoy, me han recordado poderosamente el costo potencial de esa desobediencia. Dejar de compartir, dejar de hablar o elegir permanecer en silencio podría marcar la diferencia en si otra familia puede asistir o no a la boda de su hijo o, si como nosotros, solo pueden visitar una lápida. 

 

Si pudiera, gritaría desde cada cima de la montaña la verdad que sé con más certeza que cualquier otra cosa: que nuestro Dios Creador es un Dios de amor, y que ama ferozmente a cada uno de Sus hijos. Nuestro Dios se ve obligado a proseguir a aquellos que sienten que no pertenecen, aquellos que han sido desechados y excluidos. Nuestro Dios es el Dios que deja las noventa y nueve para ir en pos de la una… aquel a quien ama con una pasión insondable, y Quien nunca está disgustado. 

 

El artículo sobre la madre condenada por apoyar a su hijo gay se puede encontrar en TimesFreePress.com 

 

Si cree que es necesario leer el blog en cuestión, o solicitar a los editores del sitio web que lo aloja que lo eliminen, puede encontrarlo aquí: La importancia de su reflejo nauseoso cuando se habla de homosexualidad y “matrimonio gay” 

 

Una de las muchas refutaciones bien escritas del blog y aclaraciones de lo que realmente es el Evangelio fue escrita por Rachel Held Evans, e incluye enlaces a otros recursos valiosos, también: Respondiendo a la homofobia en la comunidad cristiana 

 

Otra respuesta fabulosa y estimulante a la completa ironía del blog a la luz del Evangelio es esta: ¿Qué pasaría si Jesús tuviera un reflejo nauseoso? What If Jesus Had A Gag Reflex? 


One response to “No podemos estar en silencio”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: